Pide información o una cita

Micro-TESE: La recuperación de espermatozoides es posible

sperm going for the egg

En el pasado más reciente, los varones diagnosticados con azoospermia no obstructiva, entre otros, comprobaban que sus opciones de ser padres eran casi nulas. Hoy en día, gracias a los avances de la medicina reproductiva, entre los que se encuentra Micro-TESE, existe una ventana a la esperanza para aquellos hombres con problemas de fertilidad severos. Micro-TESE consiste en una biopsia testicular realizada con amplificación visual microscópica (microscopio quirúrgico) que permite identificar las zonas del testículo donde seguramente se encontrarán espermatozoides.

IVI  emplea esta técnica desde hace varios años en sus centros de Madrid y Valencia y, progresivamente, espera continuar implantándola en el resto de sus centros. Sólo en 2016 se practicaron 23 biopsias con Micro-TESE, dos de ellas dos veces. De todas estas intervenciones se consiguió recuperar espermatozoides en 13 casos, lo que supone un 56,52 % de tasa de recuperación. Y tras estas recuperaciones, se lograron seis embarazos mediante un ciclo de FIV con microinyección de estos espermatozoides recuperados. Una vez obtenida la muestra de espermatozoides se podrá congelar para futuros tratamientos in vitro o bien utilizarla directamente sin necesidad de congelar

Micro-TESE es la alternativa a las biopsias abiertas aleatorizadas y más comunes. Gracias al microscopio quirúrgico se amplifica la visión y se pueden ver con precisión los túbulos del testículo, para seleccionar cuáles se van a tomar, además, permite minimizar el daño testicular frente a una biopsia abierta, y ser más selectivo en la toma de muestras. Con las biopsias convencionales se extrae mucho tejido testicular, pudiendo llegar a incidir en una de las funciones de los testículos, como es la producción de testosterona. El tejido testicular no se recupera, hay que ser celosos a la hora de extraerlo para evitar provocar daños.

IVI es uno de los pocos centros en España que practica la recuperación de espermatozoides mediante la técnica Micro-TESE, entre otros motivos por la necesidad de una gran infraestructura, siendo necesario disponer siempre de personal cualificado, con un equipo formado por urólogos y biólogos.