¿POR QUÉ PEDIR AYUDA?

Una maternidad o paternidad que no llega:

Acudir a una clínica de reproducción asistida no es fácil, tomar esta decisión implica que el proyecto de maternidad/paternidad que uno esperaba, por alguna razón no ha llegado. Seguramente los últimos meses o incluso años se hayan vivido con el miedo a no lograr ser madre o padre, e incluso con la incertidumbre de no saber la causa, o con la impotencia de haberlo intentado “todo”.

Desde la unidad de apoyo emocional podemos reducir tus niveles de angustia, brindarte estrategias de resolución de problemas, mejorar tu comunicación de pareja, ayudarte en el manejo de pensamientos negativos y ofrecerte un espacio de confianza donde hablar libremente de lo que te preocupe.

Si en los últimos tiempos has notado que estás más irritable, te aíslas, te sientes triste, nervioso/a, cansado/a, o no te sientes comprendido/a, y piensas que nunca conseguirás ser madre/padre, es el momento de consultar.

Prepararse para situaciones complicadas que puedan surgir a lo largo del tratamiento:

Durante un tratamiento de reproducción asistida pueden surgir algunas situaciones que no estemos acostumbrados a abordar. Comunicar el embarazo a personas cercanas, afrontar los posibles resultados negativos, situaciones de presión social, momentos en los que se plantea abandonar el tratamiento o la tensa espera hasta el día de la analítica del embarazo (beta espera), pueden generarnos ansiedad y momentos de stress psicológico.

 Tratamiento con donación de gametos o embriones:

El tratamiento con donación de gametos es todavía poco conocido en nuestra sociedad y, a pesar de que quizás sea uno de los más empleados, debido al retraso de la edad para la maternidad, poco se sabe de él. Aunque ofrece una solución a aquellos pacientes que no pueden ser padres o madres mediante su propia genética, no deja de afectar psicológicamente al que debe asumir esta pérdida. Por ello es normal que se sienta culpa, ansiedad y muchos miedos ante algo tan desconocido y a la vez tan importante. Entendemos que obtener información acerca de la selección de los/las donantes, saber cómo se han sentido otras familias en la misma situación e incluso hablar de si los futuros hijos deben conocer sus orígenes, podría ayudar a tomar una decisión más meditada.

 Afrontar el impacto emocional de un resultado negativo

Asumir un mal resultado en los tratamientos no es fácil y requiere de paciencia, apoyo y escucha. Pero todavía puede resultar más duro si se había logrado el embarazo y de pronto sucede la pérdida. El duelo y la tristeza se ponen en marcha y, pasado un tiempo, los pacientes pueden necesitar no sólo apoyo, sino también a alguien que dirija ese dolor hacia el consuelo y la recuperación. En la unidad de apoyo emocional realizamos un seguimiento y atención continuada de cada paciente que haya tenido que padecer esta situación tan dolorosa, ofreciéndoles desahogo, escucha y directrices.

Asesoramiento sobre nuevos modelos de familia

En la unidad de psicología o apoyo emocional también se ofrece asesoramiento e información valiosa para asumir la maternidad sin pareja o adoptando modelos no tradicionales de familia, apoyando a las pacientes que lo necesiten en la resolución de sus dudas y ofreciéndole recursos (cuentos infantiles, formación y experiencia) para que emprendan el camino de la maternidad contentas y seguras.

El objetivo de la Unidad de Apoyo Emociona es contribuir al bienestar del paciente proporcionando no sólo los recursos sino también el contexto adecuado que facilite el paso por el tratamiento de reproducción.

¿CÓMO PUEDO SOLICITAR EN MI CLÍNICA EL APOYO EMOCIONAL QUE NECESITO?

Es un proceso muy sencillo, sólo tiene que ponerse en contacto en el número de teléfono de la clínica y solicitar cita con el psicólogo del centro en el horario que mejor se ajuste a sus necesidades. Si se encuentra en el mismo centro, nuestro departamento de atención al paciente podrá ofrecerle este servicio. Para nuestros pacientes internacionales o para aquellos que les resulte imposible desplazarse a la clínica, existe la posibilidad de recibir asistencia psicológica telefónica o mediante Skype.