Pide información o una cita

Inseminación Artificial (IA)

La Inseminación Artificial es una de las técnicas usadas por la Medicina Reproductiva cuando existe un problema de fertilidad y que consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo. De esta manera, se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y facilitamos el encuentro entre ambos, aumentando las posibilidades de conseguir el tan deseado embarazo. A diferencia de la Fecundación in vitro, no es necesario la extracción previa de los óvulos de la mujer. Tras el diagnóstico inicial, se programa la estimulación ovárica y se realiza el control endometrial para determinar el momento idóneo para realizar la Inseminación Artificial.

Inseminación Artificial

Hay perfiles de pacientes que por edad, condiciones ginecológicas o alguna anomalía en el esperma de la pareja, no pueden realizarse una Inseminación Artificial y entonces deben recurrir a una Fecundación in vitro.

Indicado para:

  • Parejas de pacientes con esterilidad de origen desconocido y con una edad joven.
  • Parejas en las que la mujer tiene problemas de ovulación que afecten a su fertilidad.
  • En casos en los que la paciente presenta alguna alteración a nivel del cuello uterino.
  • Parejas en las que el varón presenta defectos leves o moderados en el semen a nivel de concentración o movilidad de los espermatozoides.

Indicado para:

  • Varones con mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides.
  • Varones portadores de una enfermedad genética que no puede ser detectada en los embriones.
  • Casos de mujeres que quieren conseguir un embarazo sin pareja masculina, siempre que tengan una reserva ovárica adecuada a su edad. Si presentan baja respuesta o tienen más de 40 años, se suele decantar por una Fecundación in vitro

RESULTADOS

El 90% de los pacientes que siguen un tratamiento de Medicina Reproductiva en IVI logran un embarazo. Todos los resultados clínicos son auditados por una empresa acreditada (SGS)

TECNOLOGÍA

IVI es pionero gracias a que usa la última tecnología aplicada a la Reproducción Asistida para ofrecer los mejores resultados y lo más deseado, conseguir un embarazo y un bebé sano en casa.

ATENCIÓN

El 97% de nuestros pacientes recomiendan IVI a aquellas parejas que desean conseguir un embarazo. Los y las pacientes reciben atención personalizada y acompañamiento en todas las fases del tratamiento haciendo que el proceso sea más llevadero y más cómodo.

CALIDAD/PRECIO

No somos la opción más cara. Somos la que más alternativas de tratamiento ofrecemos para lograr resultados y especialmente el tan deseado embarazo.

PROCEDIMIENTO

Cuando una pareja o una mujer sin pareja, comienza su proceso en nuestras clínicas de Reproducción Asistida, lo primero que se realiza es una evaluación personalizada del paciente para determinar el tratamiento de fertilidad más adecuado.Tras el estudio del útero, de las trompas, la reserva ovárica de la mujer y la calidad y movilidad del semen en el varón, el ginecólogo determina si es mejor realizar una Inseminación Artificial o una Fecundación in vitro. Se pauta el día de comienzo siguiendo el calendario del ciclo menstrual, y se estipula un patrón de estimulación ovárica y seguimiento ginecológico mediante ecografías.

Inseminación Artificial

Estimulación ovárica e inducción a la ovulación

Este procedimiento es necesario para incrementar las posibilidades de éxito y conseguir por tanto un embarazo, ya que de forma natural la mujer sólo produce un folículo -y por tanto, un óvulo- en cada ciclo menstrual. Además, para que la Inseminación Artificial tenga éxito es necesario que al menos una de las trompas sea permeable y que el semen del varón contenga una concentración mínima de espermatozoides móviles que permita realizar la técnica con garantías. Esta fase consiste en estimular el ovario mediante la inyección intramuscular de hormonas para que produzca más óvulos dentro del ciclo natural, y su duración oscila entre 10-12 días.

Durante esta fase del tratamiento, se realizarán ecografías seriadas -entre 3 y 4- y se controlará el nivel de estradiol en sangre para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos está dentro de la normalidad. Cuando comprobemos por medio de la realización de ecografías vaginales que los folículos han alcanzado la cantidad y tamaño adecuados, programamos la Inseminación Artificial justo alrededor de las 36 horas después de la administración de una inyección hCG que debe suministrarse la paciente a la hora y el día que se le indique, y que induce la maduración ovocitaria y por tanto la ovulación.

Inseminación Artificial

Preparación del semen

La preparación del semen en la Inseminación Artificial consiste en seleccionar y concentrar los espermatozoides de mejor movilidad. Para ello se procesan las muestras mediante técnicas de capacitación o preparación seminal que permite eliminar espermatozoides muertos, inmóviles o lentos y optimizar la calidad de la muestra que se utilizará para la inseminación. Esta fase se agiliza, cuando la paciente requiere esperma de donante. En estos casos, se selecciona el donante más adecuado para cada caso y se prepara la muestra hasta su utilización.

Inseminación Artificial

Inseminación

El procedimiento de Inseminación Artificial se realiza en las consultas de las clínicas de reproducción de IVI tras haber inducido la ovulación. A diferencia de la Fecundación in vitro no es necesaria la sedación ni el paso por quirófano. Unas 2 horas antes, se debe entregar en el Laboratorio de Andrología una muestra de semen para su preparación y capacitación. Tras la colocación de un espéculo, con molestias no superiores a las de una citología, se pasa la cánula a través del cuello uterino, que permite introducir la muestra con el esperma en el interior del útero.

Tras el proceso, la paciente descansa unos minutos en la consulta, se viste y se le dará la fecha para realizarse la prueba de embarazo y se pautará si fuera necesaria, la medicación que debe tomar desde ese momento. Durante esos 15 días, se recomienda hacer vida normal, evitando el deporte o cualquier actividad de alta intensidad, pero sin dejar de hacer las rutinas habituales.

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

FINANCIAMOS EL 100% DE TU TRATAMIENTO

Pide información