Preserva

La mejor forma de ser madre, cuando quieras ser madre.

#YoDecidoCuando

Preserva

La mejor forma de ser madre, cuando quieras ser madre.

#YoDecidoCuando

Preservación de la Fertilidad

86%

18 – 24 años

Mejor edad para procrear desde un punto de vista físico.

80%

25 – 30 años

Altas posibilidades de quedar embarazada sin ayuda.

65%

31 – 35 años

La producción de óvulos de calidad empieza a decaer.

45%

36 – 40 años

Baja fertilidad. Alto riesgo de alteraciones cromosómicas en los óvulos.

5%

41 – 45 años

Escasa fertilidad. El cuerpo de la mujer se prepara para la menopausia

La fertilidad y la edad no se llevan bien

El tratamiento de preservación de la fertilidad consiste en la congelación de óvulos a -196o para que cuando quieras cumplir el sueño de ser madre dentro de unos años, puedas hacerlo con propios óvulos. En IVI utilizamos la técnica de vitrificación ya que ofrece mejores resultados en el momento de descongelación. La ausencia de formación de cristales de hielo eleva las tasas de supervivencia de los ovocitos. De esta forma podemos garantizar que tus óvulos se mantendrán jóvenes y en las mejores condiciones.

Cálculo de fertilidad

Tu Edad: (18-42):
Calcular

Tu fertilidad
actual

Con los años la fertilidad
va disminuyendo




Adelántate al paso del tiempo con Preserva


Si preservas tu fertilidad mantendrás tu probabilidad de embarazo actual, evitando así que disminuya con el paso del tiempo.

Que tu sueño de ser madre no lo frene el dinero

En IVI financiamos el 100% de tu tratamiento durante 12 meses sin intereses.

Llama al 900 847 300

Y pregunta por la
financiación personalizada

Opiniones sobre la Preserva Ovárica

* Fotografías ficticias para preservar el anonimato de nuestras pacientes.

Estoy opositando a judicaturas. No puedo distraerme.

Cuando sea juez y tenga plaza en propiedad será el momento exacto para ser madre. Mientras tanto, IVI Preserva cuidará de mis óvulos.

Ana, 26 años. Barcelona

Cuando descongele mis óvulos, yo tendré 40. Ellos, 32.

IVI Preserva me da la tranquilidad de saber que dentro de unos años mis óvulos estarán tan fértiles y fuertes como ahora. Para el tipo de vida que quiero vivir, es la mejor opción.

Almudena, 28 años. Alcobendas

Yo decido cuando seré madre.

Ahora no es el momento. Quiero vivir muchas experiencias antes de tomar esa gran decisión. IVI Preserva me garantiza que llegado ese día, mi fertilidad seguirá intacta.

Geles, 31 años. Murcia

A veces me arrepiento de no haberlo hecho con 28 años.

A partir de los 30 años la fertilidad de la mujer va descendiendo cada año. Me hubiese gustado descubrir IVI Preserva antes.

Isabel, 35 años. Sevilla

¿Conoces el proceso?

Paso a paso, tu bebé llegará seguro.

Después de un estudio ginecológico completo y de analizar tu caso, nuestros especialistas en fertilidad te explicarán los diferentes pasos del tratamiento de preservación. Desde la preparación de tus ovarios y la punción, hasta la vitrificación y conservación.

Infografía Preserva Infografía Preserva

Beneficios de la Preserva

Tiempo

Frenaras tu reloj biológico. Pasados los 35 años, disminuye de casi un 50% tus probabilidades de quedarte embarazada.

Libertad

Con la vitrificación de tus óvulos, tienes la tranquilidad de ser madre en el momento que consideres oportuno.

Ilusión

Tu sueño de ser madre no desaparece, sólo se retrasa hasta el día en el que tú decides volver a activarlo.

Óvulos propios

Reducirás las posibilidades de recurrir a la donación de óvulos cuando quieras ser madre, ya que tus propios óvulos estarán en edad óptima.

Cómodo

Preserva es un tratamiento rápido, cómodo, fácil. Además es bastante menos costoso de lo que piensas.

Técnicas de preservación de la fertilidad en IVI

Las técnicas que ofrecemos en IVI con el objetivo de preservar la fertilidad son:

Vitrificación de los óvulos técnica Preserva

Vitrificación de los óvulos:

Congelación de la corteza ovárica:

Congelación de la corteza ovárica técnica Preserva

La preservación de la fertilidad es aplicable en:

  • Pacientes oncológicas que vayan a recibir quimioterapia o radioterapia o en cualquier otra circunstancia que así lo recomiende.
  • Método de elección en niñas antes de la pubertad aunque también se realiza en mujeres adultas, pudiéndose compatibilizar además con la vitrificación de ovocitos si se dispone de tiempo para llevar a cabo ambas técnicas.
  • Pacientes con cáncer en que se requieren un inicio inmediato de quimioterapia, sin posibilidad de esperar al proceso de estimulación ovárica, o en casos en lo que dicha estimulación esté contraindicada.

Preservación de la fertilidad en IVI: Pacientes con cáncer

En IVI contribuimos a mejorar la autoestima de los pacientes con cáncer a través de las posibilidades que las distintas técnicas de reproducción asistida pueden ofrecerles. La mejora de los tratamientos oncológicos y la eficacia de los programas de diagnóstico precoz han conseguido que las tasas de curación y supervivencia de algunos tumores aumenten considerablemente. Este aumento de esperanza de vida obliga a dar una mayor importancia a los efectos secundarios de los tratamientos con quimio y radioterapia, y en ese sentido, la función ovárica y el mantenimiento de la fertilidad son dos de los aspectos que más preocupan a los pacientes con cáncer. Por ello, nuestros profesionales trabajan para ofrecer posibilidades reproductivas a estos pacientes.

Consecuencias del cáncer en la fertilidad:

  • La corteza ovárica está poblada por un número limitado de folículos, que disminuye a lo largo de la vida por la ovulación y sobre todo por mecanismos de atresia. La radio y la quimio aceleran la disminución natural del número de folículos e impiden la maduración de los mismos. Esto, unido a la imposibilidad de regeneración del ovario, conduciría al fallo ovárico precoz.
  • El número de folículos primordiales que sobreviven tras la exposición a la quimioterapia depende de factores como la edad, el tipo de cáncer, el agente utilizado (quimio o radioterapia) y la dosis y número de ciclos.
  • No todos van a perder la capacidad reproductiva pero que no desaparezca la menstruación no es sinónimo de fertilidad. Aunque se recupere la función ovárica, la calidad ovocitaria puede ser subóptima.
  • En mujeres embarazadas que tuvieron cáncer en la infancia se ha observado una mayor tasa de abortos y una mayor incidencia de retraso de crecimiento intrauterino y de parto prematuro.
  • El fallo ovárico precoz, además del cese de la función reproductiva, conlleva a la larga, derivados del cese de la función hormonal, problemas vasomotores, esqueléticos y cardiovasculares.

En la actualidad existen diferentes opciones y tratamientos para la preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer:

  • Vitrificación de ovocitos.
  • Congelación del tejido ovárico.
  • Trasposición de ovarios.
  • Protección médica de las gónadas (agonistas de GnRH): podrían evitar que los folículos alcanzaran su umbral de sensibilidad a la quimioterapia mediante la supresión de las células de la granulosa. En estudios efectuados sobre ratas tratadas con agonistas GnRH se demostró una inhibición del proceso de reclutamiento de la reserva de pequeños folículos para su paso a folículos mayores, que presentarían un posterior desarrollo y artesia. El efecto protector de los agonistas GnRH podría ser insuficiente contra los tratamientos más prolongados y dosis más altas de quimioterapia, en contraste con los protocolos más cortos utilizados en animales.
    Aunque es muy controvertido su uso, los últimos estudios prospectivos randomizados sí parecen mostrar beneficio. No obstante, su uso debe restringirse a ensayos clínicos controlados. En varones no tienen utilidad.
  • Maduración in vitro de ovocitos (MIV): consiste en la recuperación de ovocitos inmaduros de pequeños folículos antrales no estimulados o mínimamente estimulados, y su cultivo en un medio apropiado hasta su maduración. De esta manera se puede evitar la estimulación ovárica y por tanto, se presenta como una alternativa a un ciclo standard de FIV. Puede ser de utilidad en aquellas pacientes en las que por alguna razón interese evitar la estimulación ovárica, como en las pacientes con tumores hormono-dependientes.

Hoy en día hay que considerar la MIV como una técnica complementaria a la estimulación ovárica, útil para los casos en que no haya tiempo de realizar la estimulación ovárica o para cuando se obtengan ovocitos inmaduros tras la estimulación, y como complemento a la obtención del tejido ovárico.

Estos tratamientos enfocados a la preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer no pueden garantizar la consecución de un embarazo en el futuro, pero si la posibilidad de al menos intentarlo.

Más info:
Ser madre después del cáncer
Ser padre después del cáncer

play_arrow
Volver arribaarrow_drop_up