30 marzo 2015

“IVI ha hecho realidad un sueño en el que empezaba a perder la esperanza”

Fueron casi 7 años los que Laura, una valiente mujer de Navarra, estuvo intentando lograr un embarazo a término. Ahora tiene 39 años y a sus “dos princesas”, el regalo más deseado de la familia.

“Justo antes de decidir acudir a IVI, mi marido y yo estuvimos planteándonos dejar de intentarlo. Estábamos cansados, sin apenas fuerzas, y cada vez teníamos menos confianza en conseguir nuestro soñado bebé, por lo que ya casi a la desesperada llamé a un contacto que me pasó mi madre. Era la hija de unos amigos que mis padres conocieron en un viaje, que casualmente trabaja en IVI, y me habló de las altas tasas de éxito de este centro. Estábamos a punto de desistir, pero esta chica me animó y nos dimos una última oportunidad”, explica Laura.

Después de una conversación telefónica, esta pareja navarra optó por quemar su último cartucho y acudió a IVI Bilbao, depositando todas sus esperanzas en el Dr. Marcos Ferrando, director de esta clínica vasca, además de IVI Santander y San Sebastián. Allí les realizaron todas las pruebas pertinentes para poder diagnosticar el problema de la pareja y después de unas semanas comenzaron su primer tratamiento, en este caso de fecundación in vitro (FIV).

“Era consciente de que algo debía pasarnos, bien a mi marido o bien a mí, y que ese algo estaba imposibilitando nuestro embarazo. Pero, efectivamente, el doctor Ferrando y la clínica de IVI Bilbao eran tan buenos como me habían comentado. Prueba de ello son mis dos tesoros, que apenas tienen un mes, y que implantaron en mi vientre a la primera, después de la larga lucha que nos precedía antes de llegar a IVI”, apunta esta madre primeriza.

Naia y Ainara son los nombres de las dos pequeñas, unos nombres con historia. Naia es “deseada” en euskera, y a la vista está la razón por la que lo han elegido sus padres… Y Ainara es el nombre de una de las ginecólogas de IVI Bilbao, que acompañó a la pareja durante el embarazo. Dos bebés muy esperados y ephedrine t5 que al fin han llegado a este mundo para llenar de alegría las vidas de Laura y su marido.

“Ha sido un camino muy duro. Me emociona solo pensarlo… Sin embargo, se hace un poquito más llevadero teniendo el apoyo de tanta gente como lo hemos tenido nosotros. Mi marido ha estado a mi lado en todo momento y sabe que sin él no lo hubiera conseguido. ¡Y qué decir del Dr. Ferrando y de la clínica! Ellos han hecho realidad un sueño en el que empezaba a perder la esperanza. A ellos les debo lo mejor de mi vida. La lucha es larga, pero al final la recompensa es tan grande que merece la pena”, comenta Laura, emocionada.

Solicita información sin compromiso:

1 comentario

  • Ana says:

    Buenas tardes.
    Lleguê a Ivi Santander desde Asturias en el 2015…un tanto desmoralizada y sin muchas esperanzas.
    Pero la doctora Vallina se cruzô en mi camino…y con mucha mano izquierda me dijo…hay q ir por aquî.
    Y asî fue…su buen ojo clînico no fallô y me quedê a la primera.
    Le estoy muy agradecida a todo el equipo de Santander,la doctora Vallina,Begoña su ayudante,Arantxa la telefonista y Sandra la enfermera.
    Ahora estoy planteândome volver a por el hermanito.
    Siempre me sorprendiô la seguridad con la q hablaban y trabajaban.
    Estaba acostumbrada a otras clìnicas…malas copias del Ovi
    Desde luego,son unos profesionales y se nota desde el minuto 0.
    Gracias a todo el equipo,e incluyo tamb a Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up