14 agosto 2015

Ácido fólico en el embarazo: ¿Cuándo empezar a tomarlo?

El ácido fólico es una vitamina B9, crucial en el desarrollo del ADN, ya que desempeña un papel fundamental en el crecimiento de la placenta y el feto, así como en la formación de los tejidos. Por este motivo, es muy recomendable para las mujeres que se plantean ser madres a corto plazo y durante el embarazo, ya que tomarlo de la forma adecuada previene enfermedades en el futuro bebé, así como otro tipo de complicaciones relacionadas con la gestación, como es el parto prematuro.

¿Cuándo empezar a tomarlo?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda a las futuras mamás tomar suplementos de ácido fólico desde que deciden buscar el embarazo y prolongar su ingesta, al menos, durante las primeras 12 semanas de gestación, ya que tomar este suplemento ayuda al correcto desarrollo de la médula espinal del bebé. Normalmente, se aconseja consumir 400 microgramos diarios de ácido fólico, lo cual podría reducir hasta en un 70% la probabilidad de que el bebé nazca con defectos congénitos graves como podría ser el desarrollo incompleto del cerebro y de la médula espinal. Estos problemas se generan durante los primeros 28 días de embarazo; de ahí la importancia de tomar esta vitamina muy tempranamente.

Si quieres ser madre a corto plazo, lo más recomendable es que realices la llamada visita preconcepcional, donde te recomendarán la dosis y el suplemento adecuados para tu caso. Y si ya estás embarazada y aun no tomas ningún preparado que contenga ácido fólico, deberás consultar con tu ginecólogo y será él quien decida qué compuesto recetarte y durante cuánto tiempo.

¿Qué alimentos contienen ácido fólico?

Esta vitamina la podemos encontrar principalmente en los vegetales de hoja verde como la col rizada, el brócoli, los nabos, los espárragos o las espinacas, así como en las naranjas, las legumbres y en los granos enriquecidos –cereales, pan, pastas y arroz-. No obstante, tomar alimentos que contienen ácido fólico no será suficiente para alcanzar la dosis necesaria de esta vitamina en una mujer embarazada, pues nuestro organismo tan solo aprovecha entre el 25 y el 50% de la vitamina B9 contenida en los alimentos.

La mejor solución: Combinar la ingesta de ácido fólico con una dieta equilibrada rica en verduras, frutas y cereales integrales.

Solicita información sin compromiso:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up