En nuestro país, la anterior Ley 35/1988 ya permitía estos tratamientos a toda mujer indicando en su Exposición de Motivos que “…desde el respeto a los derechos de la mujer a fundar su propia familia en los términos que establecen los acuerdos y pactos internacionales garantes de la igualdad de la mujer, la Ley debe eliminar cualquier límite que socave su voluntad de procrear y constituir la forma de familia que considere libre y responsablemente”.

En el artículo 6 de la vigente Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida se indica que: “Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa. La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual.”

En función de los resultados y de la edad de la paciente estableceremos el tratamiento más adecuado: inseminación intrauterina con semen de donante (IAD) , la fecundación in Vitro (FIV) , donación de los 2 gametos masculino y femenino o la transferencia de preembriones donados por otras parejas.

Así la tasa de éxito dependerá del tratamiento realizado que podrá oscilar, en términos generales, desde el 20% en el caso de una inseminación hasta el 70% en el caso de donación de ambos gametos.

Una pareja homosexual, ¿puede someterse a un tratamiento de reproducción asistida?

Sí, además nunca se pregunta la orientación sexual de la paciente.

¿TIENES DUDAS?

SOLICITA INFORMACIÓN AMPLIADA