Pide información o una cita

La betaespera

La betaespera

Estamos acostumbrados a escuchar palabras como beta o betaespera. Pero, realmente, ¿sabemos qué es?

La familiarmente conocida como betaespera o beta es el periodo que transcurre desde que la paciente se hace el tratamiento de reproducción asistida, ya sea por inseminación artificial o a través de la transferencia de embriones cuando se trata de una fecundación in vitro, hasta el día que se obtienen los resultados del tratamiento, en el que la prueba puede ser positiva o negativa. Este periodo tan esperanzador, y que a la vez provoca una gran ansiedad en las pacientes, suele tener una duración de entre 9 y 14 días, en función del momento en que haya sido realizada la transferencia.

¿Cómo sabemos si la beta es positiva o negativa?

A menudo se piensa que con un test de embarazo es suficiente, pero nada más lejos de la realidad… El test de embarazo común no siempre es capaz de detectar un embarazo positivo, sino que puede fallar y registrar un falso positivo; es por ello clave confirmar la gestación a través de la realización de un análisis de sangre y de una revisión por parte del ginecólogo.

Sabremos si la beta es positiva o negativa analizando sus valores de presencia en sangre, que se miden a través de la hormona beta-HCG, por la que recibe su nombre. La hormona HCG, científicamente conocida como la gonadotropina coriónica humana, es aquella que produce el embrión cuando se encuentra en estado de trofoblasto (grupo de células de los primeros días de desarrollo), y origina posteriormente la placenta. Se trata de una hormona muy importante y necesaria para el mantenimiento y desarrollo de la gestación.

A partir del día 6 tras la fecundación del óvulo, la hormona HCG ya es detectable, pues habrá conseguido llegar a la sangre de la futura mamá y sus valores podrán ser observados a través de una analítica. A medida que van avanzando los días, esta cifra que refleja la presencia de la HCG irá aumentando exponencialmente, hasta que alcance su máximo nivel durante el segundo mes de embarazo. Cuando el resultado de los análisis de sangre refleja que la beta es inferior a 5 UI/l se deberá descartar el embarazo.

Si en los primeros 30 días de gestación no se produce un notable incremento de los valores de la beta, puede ser posible que algo no haya ido correctamente y que se trate, por ejemplo, de un embarazo ectópico, es decir, del embarazo que ocurre cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero, situación que tiene lugar en uno de cada 50 casos.

En la siguiente tabla se expresan los valores de betas normales a lo largo del embarazo:

valores de la betaespera

¿Solo unos días? ¡Parecen años!

La betaespera puede llegar a hacerse eterna, pero es mejor que, si te encuentras en esa situación, te lo tomes con tranquilidad y optimismo, así conseguirás afrontarla de una manera más positiva y estarás más relajada cuando llegue el momento.

Intenta seguir haciendo vida normal, trabajando, estudiando y organizando los planes para el fin de semana, y despreocúpate un poco de las fechas en que te encuentras. Lo importante es que te apoyes en tu pareja y/o tus seres queridos y que lleves una dieta equilibrada.

El día llegará y tú estarás mejor preparada para afrontar la noticia.

¡Ánimo a todas aquellas que se encuentran en este proceso! Os deseamos el mejor de los positivos.