Pide información o una cita

¿Deben las mujeres que están realizando un tratamiento de Reproducción Asistida vacunarse contra la gripe?

112817_vacunación gripe

VALENCIA, 28 DE NOVIEMBRE DE 2017

La campaña de vacunación contra la gripe está en marcha, siendo una pregunta frecuente para muchas mujeres que desean iniciar un tratamiento de Reproducción Asistida la conveniencia de vacunarse o no. Según los expertos, en la mayoría de los casos, las mujeres que están sometidas a  tratamiento de reproducción deben ser tratadas como el resto de la población, salvo que si tenga algún factor de riesgo como, por ejemplo, alguna enfermedad crónica cardiovascular o respiratoria o diabetes.

En las clínicas IVI, los ginecólogos siguen las recomendaciones tanto de las consejerías de Salud como del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y aconsejan a las embarazadas vacunarse contra la gripe, sobre todo a aquellas cuyo parto esté previsto para invierno, ya que de esta forma se protege a la madre y al bebé de esta cepa durante los primeros meses de vida.

La vacuna de la gripe tiene un alto grado de seguridad y no se ha encontrado ninguna reacción adversa; a pesar de ello, se recomienda retrasar la vacunación hasta que finalice el primer trimestre del embarazo como medida de prevención ante posibles efectos secundarios para el bebé.

Otras vacunas previas al embarazo

Respecto a otras vacunas que preocupan a las pacientes, en los análisis que se realizan previos a los tratamientos de reproducción se incluye el estado de inmunidad para la rubéola y la hepatitis B. La primera está incluida en el calendario vacunal de las niñas, pero en ocasiones las mujeres adultas no están inmunizadas. En ese caso, se recomienda vacunar y esperar tres meses antes de comenzar el tratamiento de reproducción, ya que la vacuna se administra en conjunto con la parotiditis y el sarampión en la llamada triple vírica.

En cuanto a la vacuna de la hepatitis B, los nuestros especialistas  aconsejan que se administre en general en grupos de riesgo, especialmente personal sanitario, pero si no existe ese factor de riesgo, puntualizan que no es necesaria.

Y durante el embarazo… 

Además de la de la gripe, el Ministerio de Sanidad recomienda desde 2015 que las embarazadas se vacunen frente a la tosferina entre las semanas 27 y 36 de gestación. Se ha demostrado que de esta manera se protege de esta infección respiratoria a los niños menores de tres meses.

Por otro lado, la vacunación antitetánica se recomienda en mujeres embarazadas que no estén vacunadas y según el momento gestacional en que se encuentren se debe suministrar de la siguiente manera: dos dosis vacunales, la primera al menos 60 días antes del parto, y la segunda al menos 20 días después de la primera dosis. Con ello, se protege frente al tétanos neonatal y puerperal. O bien, una única dosis administrada al menos 60 días antes del parto.

En el caso de que la mujer embarazada ya esté vacunada se recomienda una dosis de refuerzo.

Sin embargo convienen destacar y conocer que, durante el embarazo, están contraindicadas las vacunas del sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, desde tres meses antes de la gestación y durante la totalidad del mismo ya que podrían provocar infección fetal.