Pide información o una cita

IVI Vigo consigue el nacimiento de los primeros bebés en Galicia libres del gen del cáncer de mama

Bebés libres del gen del cáncer de mama

Su madre es una luchadora, y después de mucho esfuerzo, paciencia y constancia, ha conseguido dar a luz a dos pequeñas libres del gen BRCA2 que ella misma portaba, y que les hubiera predispuesto al cáncer de mama en un futuro.

Se trata del tercer caso de este tipo en España, y el primero en Galicia, que cuenta con la aprobación de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida (CNRHA) para llevar a cabo una selección de embriones genéticamente sanos, libres de mutaciones hereditarias.

“La actual Ley de Reproducción Humana Asistida, que data de 2006, autoriza el uso de las técnicas de diagnóstico preimplantacional en aquellas enfermedades genéticas graves, precoces y carentes de tratamiento. Este es el caso del gen BRCA2, una mutación agresiva, con un 60% de probabilidades de desarrollar la enfermedad y, además, de forma precoz. No obstante, y según la legislación vigente, este tipo de casos, en los que influyen más de un gen y factores ambientales, sin estar garantizado el desarrollo de la enfermedad, deben ser autorizados uno a uno por la Comisión. Ha sido un proceso largo y costoso, pero el deseado nacimiento de estos bebés compensa cualquier dificultad, y más sabiendo que con ellas se ha roto la cadena de riesgo para sus descendientes”, comenta el doctor Elkin Muñoz, director de IVI Vigo y ginecólogo de la paciente.

La paciente, portadora de la mutación genética, y con antecedentes familiares directos de este tipo de cáncer, decidió acudir a IVI Vigo en 2013, con la voluntad de realizarse un tratamiento de Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) y tener así la oportunidad de gestar un bebé sano.

“Con la ayuda de la división biotecnológica de IVI, Igenomix, analizamos los 11 embriones obtenidos, de los cuales 3 resultaron estar libres de la mutación del gen BRCA2. De estos, transferimos dos al útero de la paciente –de acuerdo a la voluntad de la misma- que afortunadamente dieron lugar a la gestación. Ocho meses más tarde nacerían las pequeñas. Por su parte, el embrión restante fue vitrificado para una futura ampliación de la familia, si fuera el caso”, explica el Dr. Muñoz.

Hoy, Día Mundial contra el Cáncer, encendemos esta llama de esperanza para todas las personas que se encuentran en esta misma situación. Porque gracias al DGP es posible tener hijos libres de enfermedades hereditarias.