2 julio 2015

¿Cómo afrontar con optimismo un embarazo en verano?

Llega el verano, y con él ese insufrible calor que en ocasiones nos dificulta salir a la calle… Si estás embarazada, puede que casi te parezca utópico atravesar la puerta de tu casa para adentrarte en ese “infernal ambiente” que ha invadido tu ciudad, pero aquí te aportamos una visión mucho más positiva del embarazo estival.

Tiempo de relax

Aunque es verdad que se trata de una época calurosa, cuando supera los 30 grados puede resultar agobiante para cualquier persona, independientemente del embarazo.

La mejor forma de combatirlo es tomando un refresco, tumbada en una hamaca, alejada de los rayos directos del sol. Aprovecha, porque esos ratos de descanso, una vez nazca el bebé, serán muy preciados para tu pareja y para ti.

Prendas cómodas

Vestir en verano es realmente fácil. Lejos de tener que combinar como buenamente puedas las mil capas necesarias para ir abrigada en invierno, ésta es una época ideal para llevar cualquier vestido fresco, confeccionado con tejidos naturales y transpirables, como lino o algodón. Ahorrarás dinero y quebraderos de cabeza, y ganarás en comodidad.

No a la “Operación Bikini”

El embarazo te librará de esa exigencia pre-veraniega que invade la mente de las mujeres allá por el mes de febrero. Tu tripa es la excusa perfecta que justificará esos kilos de más, a los que podrás sumar todos esos helados que degustarás sin remordimientos –siempre, por supuesto, sin llegar al límite recomendado-.

Al agua patos

La natación es un deporte muy recomendable para las embarazadas, ya que el agua les permite destensar sus músculos y articulaciones. Este ejercicio, además de algún paseo por la tarde-noche, hará que llegues al parto en plena forma y con un moreno envidiable.

Buenos hábitos

El verano es la época perfecta para tomar ensaladas, fruta y verdura, alimentos muy sanos durante el embarazo que en invierno no apetecen tanto. No olvides el pescado, los lácteos y beber agua en cantidad, complementos indispensables durante estos 9 meses.

Como ves, estar embarazada en verano tiene muchas ventajas. ¿Se te ocurre alguna más para completar este post?

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up