La historia de Mari Carmen Orero

La historia de Mari Carmen Orero

Historias reales

Mari Carmen tiene detrás de ella una increíble historia de lucha, superación y afán por ver sus sueños cumplidos. Una historia en la que la palabra “no” nunca tiene su lugar. Ella ha querido contarnos su historia, su experiencia, sus consejos y, sobre todo, lanzar un mensaje a todas las mujeres que, como ella, no están dispuestas a renunciar a su sueño de formar una familia.

Este es un relato a corazón abierto del duro camino que tuvo que recorrer Mari Carmen para lograr su deseo de formar una familia. Como ella nos cuenta, no podía imaginarse su casa, su hogar, sin un bebé a su lado. Pero tanto ella como su marido sabían que tenían que recurrir a la medicina reproductiva para conseguirlo.

En este vídeo Mari Carmen nos cuenta su historia, de casi 7 años, en la reproducción asistida. Tratamientos, abortos… Pero nada podía disuadirla de seguir luchando por aquello que tanto deseaba. Lo más duro para nuestra protagonista fue, sin duda, el inicio. Inició su búsqueda de la maternidad sintiéndose sola porque comprobó que la reproducción asistida aún era un tema tabú y que la gente no comentaba con facilidad. Un inicio, además, acompañado de dudas y miedos porque no podía entender lo que le pasaba, por qué le costaba tanto ser mamá y por qué esto le estaba pasando a ella.

Siempre decimos que la beta es uno de los momentos clave en cualquier tratamiento de reproducción asistida. Sin duda, para Mari Carmen la última fue especial. Acostumbrada a hacerse las anteriores a primera hora de la mañana, como forma de aguantar los nervios, a esa última beta fue más tarde y relajada, como si su cuerpo le estuviera mandando un mensaje. ‘Tranquila, todo va a salir bien’. Pero, la que sí le dio el mejor de los mensajes fue su enfermera de IVI Valencia, la encargada de comunicarle que, efectivamente, estaba embarazada. Pero la vida tenía otra sorpresa para Mari Carmen: estaba esperando dos bebés. Como si todo el esfuerzo que había hecho por lograrlo ahora se hubiera multiplicado para doblar la felicidad y la recompensa a tanto esfuerzo.

En este relato Mari Carmen nos deja otra lección, la de contar abiertamente a su entorno que tenía un problema de fertilidad. Asumir y compartir que tenía que recibir la ayuda de la reproducción asistida y que no salió al primer intento, ni al segundo. Pero lo importante es que salió y todo el entorno de Mari Carmen y su marido sintieron la alegría de los futuros papás.

Por último, un consejo: es un camino difícil, que desgasta… Pero hay que dejarse guiar por el corazón, luchar hasta el final e ir a por aquello que se anhela.



Volver arribaarrow_drop_up