La historia de Tatiana, Jesús… y Rober

La historia de Tatiana, Jesús… y Rober

Historias reales

Clínica IVI Madrid-Aravaca

Nuestros pacientes son, en muchas ocasiones, todo un ejemplo de constancia y superación. Podríamos contaros infinidad de casos en los que nos han dado auténticas lecciones de cómo afrontar adversidades y no bajar nunca los brazos.

Hoy os queremos presentar a Silvia y Enrique, pacientes de IVI Madrid, padres orgullosos de dos niños y todo un ejemplo para nosotros.

Ahora, después de hacer su sueño realidad, han vuelto a visitar IVI Madrid. En este vídeo rememoran cómo fue su paso por nuestra clínica y su camino hasta la feliz meta.

“De nuestra primera visita recordamos y destacamos la cantidad de gente que vimos al llegar a la sala de espera. Llegamos pensando que esto solo nos pasaba a nosotros. En ese momento nos dimos cuenta de que no, que es algo bastante habitual. Y eso hizo que nos tranquilizáramos bastante”, comenta Silvia. Qué importante este mensaje que lanza nuestra paciente. Porque las mujeres o parejas que tienen que recurrir a la medicina reproductiva no son un caso aislado. Y entre todos debemos normalizar esto y que los tratamientos de reproducción asistida no se sigan viendo como un tema tabú.

Por su parte, Enrique también nos explica qué pensó al llegar a IVI Madrid. “Fue una sensación de seriedad. El edificio, el trato –desde recepción hasta los médicos–, lo cual me aportó una tranquilidad absoluta.

Sobre el tratamiento al que se sometieron, “fue duro, porque son tratamientos duros. La primera vez, con nuestro primer hijo, tuvimos suerte y me quedé embarazada en el primer intento. Pero, es verdad que es duro, largo… Pero yo no me encontré mal en ningún momento. Estábamos a gusto, y eso hizo que fuera bastante llevadero.”

Los protagonistas de este vídeo también echan la vista atrás para contarnos cuál fue para ellos el momento que más les marcó de todo este proceso. “No se nos va a olvidar nunca el momento de la llamada de la beta positiva. Salimos de la clínica, de hacernos la analítica, y nos pilló en el coche. Desde ese momento, la curva de la M-40 es la curva de Carlos, nuestro hijo. El momento en el que recibimos la noticia.”

Es tan especial el vínculo que sea crea entre nuestros especialistas y sus pacientes. Silvia nos confiesa en este vídeo, con una sonrisa tímida, que sigue acudiendo a IVI Madrid, aunque por el momento no planea volver a someterse a ningún tratamiento. “Vengo a la clínica de vez en cuando. Entro a IVI Madrid y me siento como en mi casa. Vengo, simplemente, a saludar. Para mí la relación con mis doctores fue y es buenísima.”

Y llega el turno de la última pregunta. No la menos importante, tal vez todo lo contrario. ¿Cómo os cambió la vida IVI? “Nos la ha cambiado totalmente. Porque al principio ves muy difícil tener hijos. Pero, de repente, los tienes. Es una etapa, más o menos complicada, pero que al final se consigue. Y claro, el hecho de tener hijos, que te cambia la vida por completo.” Concluye Enrique, con la mejor reflexión y una sonrisa que no puede esconder: “Es una nueva vida. En nuestro caso, con dos hijos estupendos y maravillosos.”



Volver arribaarrow_drop_up