La historia de Belén

La historia de Belén

Historias reales
Ovodonación,

Clínica IVI Murcia

Belén Morales es paciente de IVI Murcia y una luchadora nata. Tras superar un cáncer, se sometió a un tratamiento de Ovodonación y hoy es madre gracias a la solidaridad de una donante.

La historia de Belén podríamos resumirla en que ha conseguido su sueño, pero el camino hasta lograrlo no ha sido tan breve, ni tan fácil. Ha librado su propia batalla, ha recorrido un camino pedregoso y ahora recorre la vida con su pequeña. Y le espera, como ella misma dice, el mejor de los retos: cuidarla, protegerla y educarla. De lo que podemos estar seguros es que Belén le transmitirá a su hija los valores más humanos, la fuerza para no rendirse nunca y la capacidad de apostar por sus sueños.

Belén llegó a nuestra clínica en Murcia tras someterse a un tratamiento de quimioterapia para superar un cáncer de mama. La realidad, como ella misma nos cuenta, es que se inició en el mundo de la reproducción asistida con la ilusión de lograr ser mamá, pero con incertidumbre. Tenía dudas de si podría conseguirlo con sus propios óvulos, puesto que su reserva ovárica era muy baja. Por ello, nuestros especialistas le aconsejaron recurrir a la ovodonación, para lograr la gestación con mayor seguridad y más probabilidades de éxito. Dicho y hecho: Belén se quedó embarazada a la primera.

Siempre decimos que aceptar que se tiene que recurrir a una donación de óvulos para poder ser mamá es una de las decisiones más duras a las que se enfrenta una mujer. Se trata de aceptar lo que está sucediendo, valorar lo que supone e incluso, enfrentarte a lo que conocemos como ‘duelo genético’. Pero es que, como hemos dicho, Belén es una luchadora nata y, además, generosa. Y es que Belén, años antes de todo esto que os hemos contado, fue donante de óvulos para ayudar a otras mujeres. Qué vueltas da la vida, ¿verdad? Nuestra protagonista, sin saber lo que le iba a deparar el futuro, dio un paso al frente y se adentró en el camino de la donación de óvulos para ayudar a otras mujeres, que no podían ser madres, pero que lo anhelaban tanto como ella. Y, al final, años más tarde ella también tuvo que recurrir a la donación de óvulos de otra mujer, tan generosa como lo fue ella. Como la propia Belén concluye en el vídeo, ella en su momento ayudó a una mujer y ahora ella ha pasado por lo mismo, y se alegra por igual de ambos hitos. Porque sin mujeres llenas de generosidad que donan, miles de sueños como el de Belén no se cumplirían.



Volver arribaarrow_drop_up