Luego de la transferencia, los embriones restantes serán vitrificados con el objetivo de poder realizar otra transferencia en el caso de ser necesario. De esta manera se evitará realizar una nueva estimulación ovárica.