11 octubre 2017

Los tratamientos de Reproducción Asistida con donación de óvulos se triplican en Bilbao en los últimos diez años

  • La edad media de estas pacientes se sitúa en 40,6 años
  • IVI dispone del banco de óvulos más grande del mundo

BILBAO, 10 DE OCTUBRE DE 2017

Los avances en la sociedad, así como la aparición de nuevos escenarios, es una constante en nuestros días que pocas veces pasa desapercibida. Poco a poco nos abrimos a nuevos entornos multiculturales, a la aparición de nuevos movimientos sociales y a una diversidad que cada vez es más palpable.

La Medicina Reproductiva no es ajena a estos cambios sociales. Durante los últimos años, IVI ha sido testigo directo de esta transformación social y de cómo ésta afecta a nuestras costumbres y modo de vida.

Estos cambios sociales tienen su reflejo en hechos como que  la edad de las mujeres que desean quedarse embarazadas sea cada vez mayor. Factores como la búsqueda de la estabilidad económica o el desarrollo profesional son algunos de los motivos que provocan este aumento en la edad. El problema de este retraso deriva en que la calidad ovocitaria de éstas disminuye según avanzan los años, lo que provoca que se den situaciones en las que se tiene que recurrir a los tratamientos de reproducción asistida para lograr el embarazo.

Una vez llegados al punto de que las mujeres deban recurrir a la reproducción asistida, uno de los tratamientos a los que pueden someterse es la ovodonación.

“Los tratamientos con óvulos donados se incrementan notablemente con el paso de los años. Se trata de una realidad que, aunque en ciernes, exige la toma de medidas por parte de los centros de Reproducción Asistida con el ánimo de dar cobertura a una necesidad creciente, como es la donación de óvulos, incrementando la cantidad de estos gametos a disposición de nuestras pacientes”, comenta el Dr. Marcos Ferrando, director de IVI Bilbao.

“Los tratamientos de ovodonación permiten dar la oportunidad a mujeres que no pueden tener hijos de gestar un embrión por sí mismas, fruto de los óvulos de una donante y los espermatozoides de la pareja receptora, en caso de tenerla. A lo largo de los últimos 10 años hemos detectado una tendencia creciente en el número de mujeres que se someten a un tratamiento de ovodonación, de hecho, en IVI Bilbao este número casi se ha cuadruplicado a lo largo de los últimos 10 años. En este sentido,  la edad es el factor más determinante. Las mujeres que acuden a nosotros para someterse a un tratamiento de donación de óvulos presentan una edad media de 40,6 años”, añade el Dr. Ferrando.

Actualmente, según los datos de la auditoria externa presentados por IVI,  el tratamiento de ovodonación tiene una tasa de éxito superior al 97% en tres intentos.

IVI dispone, además,  del banco de óvulos más grande del mundo; en 2016 realizó más de 15.700 tratamientos de ovodonación, un 15% más que en 2015, pero la creciente demanda llama su atención.

 

Patricia, madre de familia numerosa a través de ovodonación

“Mi marido y yo decidimos visitar a un especialista después de cerca de un año intentando quedarme embarazada. Las pruebas dieron como resultado que la hormona FSH actuaba de forma anormal, lo que derivaba en un fallo ovárico precoz. Aun así decidimos no tirar la toalla a la primera e iniciar un tratamiento de Fecundación in Vitro. Por desgracia, el resultado fue negativo.

Después de un tiempo dándole vueltas, decidimos iniciar los trámites de adopción. Fue muy poco después cuando, a través de una amiga, conocimos a una mujer que se había quedado embarazada en IVI en el primer intento. Vuelta a las pruebas y mismo resultado. En ese momento nos comentaron y conocimos la opción de los tratamientos con ovodonación. Mi cabeza en ese momento tenía ya prácticamente descartada la posibilidad de quedarme embarazada, por lo que, poniendo en una balanza la opción de adoptar o de gestar yo misma a mi hijo, optamos por la segunda, más aun cuando nos aseguraron en la clínica que estaban seguros de que se podía conseguir.

Mi primera hija nació hace casi 8 años, fruto del óvulo de una donante. Aun recordamos el momento en que nos llamaron de la clínica para darnos el resultado positivo. Ese momento es indescriptible, olvidas los malos momentos, te abrazas a tu pareja y te das cuenta que por fin vas a cumplir tu sueño de formar una familia

En nuestro caso, y viendo lo positivo de la experiencia, decidimos buscar un segundo embarazo. Para ello solicitamos usar óvulos de la misma donante viendo la compatibilidad y los buenos resultados de mi primer embarazo, dando como fruto un nuevo resultado positivo. Este resultado, así como la experiencia positiva que nosotros hemos vivido,  fue lo que nos animó a lanzarnos a por el tercero hace dos años. Hoy podemos decir que somos una feliz familia numerosa gracias a los óvulos de una donante”.

 

Preserva de la fertilidad

Otro de los tratamientos al alza y que muestran un mayor crecimiento es la vitrificación de ovocitos. En este sentido, las mujeres son cada vez más conscientes de que el reloj biológico corre en su contra cuanto más retrasen el momento del embarazo.

“La vitrificación de ovocitos supone una auténtica revolución tanto para la mujer como para el futuro de la Reproducción Asistida en general. Esta técnica nos permite preservar la fertilidad de las mujeres, de forma que los óvulos se mantengan jóvenes y la mujer pueda decidir cuál es el mejor momento para quedarse embaraza”, añade el director de la clínica bilbaína.

 

CONTACTO DE PRENSA

  • Dori Argente
  • Mar González
  • Lucía Renau
  • Susana Remohí
  • Javier Ybarra
  • Email: [email protected]
  • Teléfono: 963 17 36 10 - 655 840 535
  • Calle Colón, 1 - 46004 (Valencia)

DOSSIER DE PRENSA

Última actualización
Febrero 2019

Descargar PDF

Volver arribaarrow_drop_up