Gánale el pulso al tiempo

Gánale el pulso al tiempo

Historias reales

Iranzu es bióloga, por lo que sabe a la perfección el papel tan importante que juega el tiempo en contra de la fertilidad. A medida que pasan los años la calidad de los ovocitos de la mujer va descendiendo. Ella siempre ha tenido en mente ser mamá, pero no llegaba el momento adecuado. Por ello, tomó una decisión para poder serlo en el futuro: preservar su fertilidad. La vitrificación de ovocitos es una de las técnicas de preservación de la fertilidad que permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que se desee, con las mismas posibilidades que en el momento en que se vitrifican los ovocitos. Esta es la historia de Iranzu, que tanto desde su visión como profesional como desde la personal vio que vitrificar sus ovocitos era la mejor opción, con las mejores garantías. Lo hizo a los 33 años, pero tal y como ella nos cuenta, incluso lo hubiese hecho antes.

A la técnica de la vitrificación de ovocitos se la considera casi una revolución. Desde IVI insistimos mucho en la importancia del reloj biológico, porque no se detiene. Pero el reloj social va a otro ritmo, especialmente en estos tiempos. Mediante la preserva de la fertilidad podemos congelar el tiempo y jugar con la biología a favor. Así, cuando una mujer decida ser madre, lo hará con las misma calidad y condiciones que si el embarazo hubiese sucedido en el momento en que realizó la vitrificación. Esta técnica es poder decidir cuándo quieres ser madre.

Sin duda, uno de los grandes avances de los últimos años en reproducción asistida es la técnica de la vitrificación de óvulos. Pero no solo para mujeres que desean decidir cuándo ser madres. Esta técnica también es de gran ayuda para los pacientes –tanto mujeres como hombres–, diagnosticados de cáncer. Esto es así porque los principales tratamientos oncológicos pueden incidir negativamente en la salud del paciente. Una vez superada la enfermedad, la preserva de la fertilidad da la oportunidad de iniciar el camino hacia la maternidad o paternidad en el menor tiempo posible. Por último, la vitrificación de ovocitos también está recomendada en aquellos casos de mujeres que precisen de una cirugía ginecológica, como la endometriosis o los quistes ováricos.

Sea cual sea el motivo por el que se recurra a la técnica de preservación de la fertilidad, lo que es seguro y común a todos es que el futuro se proyecta con un miembro más en la familia. No hay que renunciar a los sueños.



Volver arribaarrow_drop_up