¿Por qué es útil esta unidad?

La fertilidad está regulada por el sistema endocrino y gran parte de las alteraciones se deben a disfunciones endocrinas. Lo mismo ocurre con el desarrollo del embarazo, que puede verse afectado por problemas endocrinos y metabólicos.

¿QUÉ PROBLEMAS PODEMOS SOLUCIONAR?

  • Alteraciones de la fertilidad debido a problemas endocrinológicos (disfunción gonadal, patología tiroidea, síndrome del ovario poliquístico, patología suprarrenal, hiperandrogenismos, hiperprolactinemia…) y/o metabólicos (Diabetes tipo 1 y 2 previas a gestación, resistencia insulínica, obesidad…).
  • Difunción tiroidea, diabetes gestacional.
  • Patología endocrina y/o enfermedades crónicas muy frecuentes en relación a alteraciones metabólicas.
  • Patología nutricional: obesidad, obesidad mórbida-extrema, desnutrición en relación a alteraciones del comportamiento alimentario (anorexia, bulimia).

¿Quién debe acudir?

  • Pacientes con alteraciones de la fertilidad: Irregularidades menstruales y trastornos de la ovulación. Abortos. Entre el 10 y el 23% se atribuyen a disfunciones endocrinas.
  • Pacientes con problemas en el desarrollo de la gestación: Diabetes gestacional. Hasta un 10% de gestantes pueden padecerla. Aumento de la tasa de abortos y malformaciones congénitas. Por suerte, la mayoría de los trastornos endocrinos son reversibles o se pueden tratar adecuadamente para restaurar la fertilidad y reducir las complicaciones del embarazo asociadas.
  • Pacientes con diversas patologías: Tiroides, diabetes, obesidad, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, desnutrición por alteraciones del comportamiento alimentario, etc, conllevan un mayor riesgo cardiovascular y una mayor mortalidad. Estas patologías se deben con frecuencia a la adopción de hábitos de vida no saludables, como exceso de calorías, sedentarismo, etc.