Pide información o una cita

7 consejos para un verano 10

Blog

Ha llegado el verano, y con él una época perfecta para la desconexión y la recarga de pilas para afrontar con optimismo el último trimestre del año. Puede que ya estés disfrutando de esas merecidas vacaciones o quizá estás a pocos días de empezarlas. Sea cual sea tu situación, te proponemos algunos consejos para sacar el mejor rendimiento a estos meses estivales y retomar o iniciar tu tratamiento de reproducción asistida en septiembre en plena forma física y mental.

Hidrátate

En estos meses de verano, es fundamental que contrarrestes las altas temperaturas con una buena hidratación, así que intenta llevar siempre una botella de agua o zumo a mano. Entre 2 y 3 litros de agua al día sería lo ideal para que tu cuerpo esté lo suficientemente hidratado y prevenir así posibles golpes de calor y deshidratación tan típicos en esta estación.

Protégete del sol

Esta recomendación es de suma importancia, ya que una exposición prolongada al sol puede repercutir negativamente en tu salud. Para evitar futuros problemas, protege tu piel con un buen protector solar, tus ojos con gafas de calidad y tu cabeza con un gorro o sombrero.

Buena alimentación

Ésta es la época perfecta para tomar alimentos ligeros y fresquitos, así que aprovecha para llevar una dieta equilibrada, con mucha fruta, hortalizas y verduras. De hecho, los alimentos frescos suelen ser los más apetecibles en verano, y justo son al mismo tiempo los más saludables.
El pescado es también un gran aliado, sobre todo si veraneas en zonas de costa, así que no pierdas la oportunidad de darte un buen capricho gastronómico.

¿Piscina o playa?

¿A quién no le apetece un baño relajante y refrescante? Ya sea en la playa o la piscina, hacer algo de ejercicio en el agua o simplemente remojarte te ayudará a despejar la mente y mantener tu cuerpo fresco e hidratado.

Ejercicio al aire libre

Y hablando de ejercicio, nunca está de más dedicar algo de tiempo a cultivar el cuerpo para mantenernos en forma y prevenir enfermedades ligadas al sedentarismo. Bicicleta, paseos o natación son tres actividades perfectas para estos meses de verano, aunque no debes practicarlos en las horas de máxima exposición solar.

Fuera estrés

Tómate tu tiempo, tu espacio. Lee, escucha música, y sobre todo descansa… Sin horarios ni alarmas, respetando tus fases de sueño. Después de la rutina de despertador y trajín diario casi sin pausas, permítete el lujo de escuchar a tu cuerpo y darle una tregua.
Si tienes ocasión, haz uso de ese gran invento español llamado siesta. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

Cuidado con las picaduras

En verano son muy frecuentes las picaduras de insectos que, aunque no suelen ocasionar efectos graves, es importante que tratemos de evitar en la medida de lo posible. Por ello, cuando estés al aire libre, debes usar repelente de insectos que contenga DEET (del 30 al 50%) o picaridina (hasta un 15%).

El verano es el mejor momento para hacer un paréntesis en la vorágine de quehaceres diarios a los que te enfrentas el resto del año.

Deja a un lado los dispositivos que te aferran a las obligaciones y tómate un respiro para recuperar energía. Ríe, diviértete, practica deporte, respira aire puro, viaja, empápate de otras culturas, saborea los placeres de la vida e imprégnate del cariño de tu familia y amigos.

¡Es tu momento, #EsTuVerano!